Rescate de valoresCada vez se hace más evidente la necesidad de encontrar la solución para una de las necesidades perentorias que tiene planteadas nuestra sociedad: lograr acuerdos sobre los valores que deban orientar las conductas, valores reconocibles y compartidos por todos, más allá de las creencias religiosas o los agnosticismos, ya codificados por la humanidad después de siglos de esfuerzo y luchas fratricidas.

Cada religión propone su propio sistema de valores, es cierto, pero si pudiesen estudiarse todas las religiones que han dejado huella en la historia estaríamos más cerca de comprender que hay muchas más coincidencias que diferencias entre todas ellas, como si todas respondieran a la misma necesidad humana de acceder a la dimensión de lo sagrado, ofreciendo caminos diferentes según las épocas y los lugares, según los maestros que ofrecieron generosamente su enseñanza, para que el mundo fuera  mejor a través de la vía de lo trascendente. De ahí que sería necesario que se enseñase en los centros educativos no solo una ética cívica y laica, sino una historia de las religiones que sirviese para interpretar los más bellos mensajes que las culturas han elaborado a través del arte o de la literatura. En este mundo global viajamos a remotos lugares, donde otras civilizaciones, lejanas en el tiempo, dejaron sus huellas poderosas que todavía nos sobrecogen y, sin embargo, apenas si podemos llegar al alma de aquellos que las hicieron, si no  tenemos alguna noción sobre su mundo espiritual, sobre sus ideas profundas. Y si es en nuestro presente, cuántas respuestas se han perdido y olvidado, para nuestro desconcierto y desesperación y sin embargo quedaron bellamente expuestas en tantos textos sagrados de todos los tiempos, verdaderos monumentos construidos con el mismo material de sabiduría y de plenitud.

Pero no, todo lo más, aparecen curiosas propuestas de que se enseñe en colegios e institutos las tres religiones del libro, como si fueran las únicas que se practican en el mundo, los únicos mensajes merecedores de ser tenidos en cuenta. Poca tolerancia religiosa vamos a fomentar, si ya de entrada olvidamos que hay otras muchas maneras de nombrar lo sagrado.

Que nadie se sienta agraviado ni menospreciado si reconocemos en el hecho religioso algo universal,  de todo tiempo y lugar, más allá de los credos o las ideologías, no deja de ser un objetivo interesante para una tarea  que debe conjugar la libertad de pensamiento y el respeto a todas las creencias. Sin esa base, la repercusión social de lo religioso no deja de ser el combate contra los que sienten de manera diferente, en lugar de la afirmación respetuosa de las propias convicciones, basada en el buen ejemplo, que es por otra parte la mejor garantía de una ética que sirva para todos. Se dijo hace más de dos mil años y no está de más repetirlo y recordarlo: “por sus obras los conoceréis”.
Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar