Filosofía en la calleEn las ciudades mediterráneas, los otoños ya fríos regalan escenas atemporales algunas mañanas soleadas de los días de descanso. Son momentos para la observación de las gentes, que se reúnen de manera aleatoria en las plazas, al pie de los nobles monumentos, buscando la tibieza de los rayos del sol, dorados y fugaces, que atraviesan las altas copas de los árboles, ya sin hojas, tras los días de viento.

Filosofía para el laberintoEn el inmenso laberinto que es Internet, pretendemos tender un puente a los buscadores que son capaces de atisbar en la Filosofía un camino vital y sugerente, que nada tiene que ver con las acepciones aburridas y elitistas que se han atribuido a esa palabra, que sigue significando Amor a la Sabiduría, tal como el viejo Pitágoras nos la definió hace siglos. Nos proponemos recuperar ese sentido original del filosofar, como una actividad propia de todo ser humano, una conquista del individuo hacia la conciencia de sí mismo y del sentido de la vida y demostrar que todo el legado de sabiduría que hemos recibido de los filósofos contiene valiosas claves de interpretación que nos orientan en el caos y el desconcierto de la existencia.

Invitación a la filosofíaUna buena parte de la actividad de nuestra Asociación se dedica a cumplir la indicación socrática de que hay que animar al ejercicio de la Filosofía, recomendando en todo momento su práctica. Tal indicación fue seguida con diligencia a lo largo de los siglos, como bien nos enseña Pierre Hadot en su muy recomendable obra titulada “Ejercicios espirituales y filosofía antigua”, que ha editado recientemente en España Siruela.

Memoria históricaSe trata de una expresión afortunada en sí misma, si la despojamos de las connotaciones que se le suelen atribuir o el uso más o menos partidista que se haga de esa función tan humana y tan indispensable, que es recordar.

Pensamiento positivoEn medio del ruido de tantas ofertas como produce el marketing y los superventas, que casi siempre dejan de lado a los textos clásicos, se destacan algunos títulos de los llamados de autoayuda y numerosos portales en Internet, que promueven el pensamiento positivo. Algunos han llegado a las alturas de los best sellers mundiales, lo cual nos indica lo necesitamos que estamos todos de encontrar caminos para transitar el laberinto de la vida.

La llegada de la primavera parece activar ciertos resortes y son muchos los medios de comunicación que dedican espacios al arte poética, en un loable intento de fomentar una afición por lo demás bastante precaria. A juzgar por las encuestan que han hecho públicas algunos medios, la mayoría de los interrogados apenas si eran capaces de citar el nombre de un poeta, lo cual no quiere decir que conocieran su obra. Bécquer y Antonio Machado eran los únicos que se salvaban de la indiferencia y el olvido, según tales sondeos.

Responsabilidad social de los filósofosQuerer que las cosas vayan mejor a nuestro alrededor, que haya más justicia, que quienes están cerca de nosotros sean felices, son deseos legítimos que todos albergamos, aunque no tengamos demasiadas ocasiones de expresarlos. También es cierto que los posibles caminos para llegar a tales metas adquieren itinerarios muy diferentes en cada caso. Cada cual, según su ideología, intenta encontrar el suyo, con la ilusión de demostrar que es el válido, el eficaz.

El arte de hacer el bienEn nuestro esfuerzo por reivindicar la filosofía como una actividad encaminada a liberar el espíritu humano de las servidumbres y los engaños, encontramos definiciones de esa afortunada palabra que los griegos -se dice que fue Pitágoras su inventor- significaron como "amor a la sabiduría", que intentan descubrir matices que su uso y su práctica han ido añadiendo para desvelar una búsqueda del sentido de las cosas.

Elogio de la lecturaUna vez que nos hemos convencido de la utilidad y necesidad de las nuevas técnicas de la comunicación, que están revolucionando nuestros hábitos culturales, se impone una exhortación a cultivar el viejo hábito de la lectura, como el modo más directo de acceder al conocimiento y desarrollar tantas cualidades que tenemos latentes.

Encinas y roblesSi estamos atentos, podemos tener experiencias de esas que nos sumergen en complejas redes de significados y nos invitan a reflexionar, sobrevolando por encima de las realidades cotidianas, a menudo demasiado romas y poco inspiradoras para encontrar relaciones entre las cosas visibles y las que no se ven más que recurriendo a los sentidos interiores. Algunas veces nos sentimos impulsados a compartir con los demás esas vivencias, aun a pesar de que no solemos practicar demasiado el lenguaje del alma y tenemos que vencer un cierto pudor y quizá el temor a que nos tomen por gente rara.

Filosofía en los blogsEntre las nuevas aportaciones que ha producido Internet en los últimos años se encuentra el fenómeno, cada vez más extendido, de los “blogs” o “bitácoras”, como se les llamaba al principio en castellano.

Flores de InviernoNada más emocionante, en este tiempo frío, que descubrir, humildes y solitarias en algunos jardines, las escasas plantas que florecen en pleno invierno y nos regalan su espléndida lección de supervivencia en medio de la adversidad.