El ser humano y la revoluciónLa más notable manifestación y presencia de la Vida, es la que podemos observar en el movimiento. Todo se mueve a nuestro alrededor, todo circula por caminos simples o complejos, todo parece dirigirse hacia alguna parte.

El maravilloso arte de ser uno mismo“Si vas por un camino construido cada día con tus propias manos, llegarás al lugar donde debes estar" (Antigua máxima egipcia)

El estado de bienestarVivimos en un mundo en el que el bienestar se ha convertido en el primer artículo de consumo. Al menos, es lo que sucede en los países llamados desarrollados. La publicidad nos acosa desde todos los rincones ofreciéndonos mejores posibilidades de vida en todos los aspectos: físico, emotivo e intelectual, e invitando a la gente a buscar en esa comodidad la fuente de toda dicha.

En el mes de abril: San JorgeHe aquí una extraña figura, cuyos relatos se hunden tan profundamente dentro de los límites legendarios, que es muy difícil poder representarla con claridad. Pero San Jorge, indiscutiblemente, fue un símbolo de tanta importancia, que en diferentes épocas se le ha presentado como estandarte de la Caballería, del Honor y del Sacrificio.

El estado de bienestarDe pronto, como ha pasado y posiblemente seguirá pasando, una palabra hace irrupción en el panorama de nuestras vidas y crece hasta el punto de teñirlo todo con su significado real, supuesto o transformado por la manipulación. No es que la palabra aparezca porque sí, sin razones que le den cabida. No es que su significado no se refiera a hechos concretos. Lo que pasa es que hechos y razones pasan a un primer plano desmesurado y, como en el cine cuando estamos sentados en la primera fila, las imágenes se distorsionan y ocupan todo el ámbito visual.

Compromiso y libertadCual si fueran vientos cíclicos, de tanto en tanto aparecen con más o menos potencia, ciertas ideas –mejor deberíamos llamarlas «formas mentales»– que acaparan el interés de las mayorías. Una de ellas es la de la libertad, palabra que extraída fuera de contexto casi siempre, se aplica a cualquier actividad humana y aun al sentido de la vida.

El teatro iniciáticoEl teatro nació cuando el hombre fue consciente de su propia existencia, cuando el hombre se sintió consciente de su relación con los otros hombres, con la naturaleza, consciente del tiempo, de todo lo que le acontecía, de no poder responder a muchas de estas cuestiones; entonces nació el teatro como necesidad de repetir determinadas circunstancias de la vida para buscarles un sentido.

Hoy vi la esperanzaHoy vi la Esperanza... Extraño don salido hace miles de años de la mítica caja de Pandora, todavía sigue siendo fundamental para los hombres. Y es probable que la veamos, elevando hacia ella los ojos, cada vez que el desconcierto y la angustia hacen presa de nosotros.

¿Supersticiones?Si tuviéramos una mentalidad supersticiosa como la que se atribuye a la gente de tiempos arcaicos o a la que vivió en el medioevo, pensaríamos que cuantas desgracias se dan en el mundo constituyen una señal divina, metafísica, algo que quieren decirnos los espíritus de la Naturaleza. Pero nosotros somos racionales e intentamos explicarlo de manera objetiva y sensata. Entonces...

Acerca de la vida y la muerteAcostumbrados como estamos a ceñirnos a conceptos rígidos y excluyentes, la vida y la muerte se han constituido en dos motivos de preocupación con sus causas específicas. En principio, es la muerte la que produce mayor repulsa y miedo, ya que se adentra en planos desconocidos para nuestra mentalidad, cuando no se la considera como un infinito vacío, una nada sin contenido. De este modo, y por comparación, la vida resulta más aceptable, si bien los problemas que ella conlleva no dejan de conmovernos diariamente y, en algunos casos, llevan al suicidio como solución.

El crecimiento demográficoImposible abordarlo sin recordar a Malthus, quien en 1798 dijo: "Creo que la capacidad de reproducción de la población es indefinidamente mayor que la capacidad de la Tierra para producir los elementos de subsistencia del hombre". Como siempre, este visionario tuvo que soportar las críticas más acerbas, y fue puesto en ridículo cuando el desarrollo industrial en el siglo XIX, la explotación de las grandes reservas en países nuevos y los avances técnicos en cuanto a transporte y conservación de alimentos, pintaron un futuro sonrosado, o por lo menos mucho más benéfico que el esbozado por los llamados "malthusianos".

Nuevo año con un viejo amigoTodos tratamos de empezar el año cerca de nuestros seres queridos, de las cosas mas gratas y preciosas para el corazón. Y desde esta página, quiero también comenzar un nuevo ciclo, junto a mis lectores, de la mano de un viejo y un tanto olvidado amigo: la Filosofía.