María Zambrano- La razón poética

María ZambranoLa filosofía nace en verdad, de una paradoja de la naturaleza humana. La naturaleza del hombre es la razón. Esta identificación de nuestra naturaleza humana y razón, es una de las batallas decisivas que Platón gana, y gana por tantos siglos como de él nos separan.{1}.

El Alma en la Filosofía"El término “alma” ha sido esquivo para la filosofía del siglo XX, siglo en el que han predominado las teorías materialistas por un lado o existencialistas por otro, pero en ambos casos lejanos de los conceptos de trascendencia o metafísica. Parece como si las ideas del siglo XVIII de La Mettrie todavía siguen calando, dos siglos después, en el XX.

El mito en la filosofíaCuando se trata de establecer con exactitud el rol del mito en la filosofía, surgen una serie de dificultades, en nada sencillas de resolver. No se puede obviar que la misma palabra mythos de origen griego entraba en su etimología, un sentido de fábula o relato carente de verdad, de carácter meramente alegórico, y que fue utilizada tempranamente en este sentido.

El aliento del espíritu: Antoine de Saint-Exupéry, gran humanistaSi las múltiples virtudes encarnadas y exaltadas por Saint-Exupéry fueran tantas como las facetas de un diamante, la joya en cuestión sería sin ninguna duda el humanismo. Para nuestro autor, el humanismo constituye el telón de fondo y la finalidad de la aventura de la vida.

El valor de la moral en el pensamiento de ConfucioKung Fu Tze (el maestro Kung) c. 551 – 479 a.C. Importante filósofo chino, dedicó gran parte de su vida al estudio de los textos, la música y artes clásicas chinas. A los 50 años fue nombrado magistrado de Zhongdu y posteriormente funcionario de justicia del estado de Lu.

Anécdotas de los filósofos presocráticosAunque tengamos pocos testimonios de los filósofos presocráticos y bastantes indirectos, alguno de ello merecen la atención. Ello ayuda a comprender un poco más la personalidad de estos filósofos y en cierta medida sus escritos que también son bastante fragmentarios. Aunque los mitos y el tiempo los han rodeado de un halo medio divino, se trata de hombres como nosotros y por lo tanto también tienen su lado humano y familial.

La Filosofía ha sido representada muchas veces por la imagen de una mujer, más o menos seria, altiva y guapa, que genera en su entorno sentimientos encontrados de atracción y dificultad, de anhelo y extrañeza, deseo y rechazo. Quizás la culpa no sea de su digno porte, ni de su vestimenta, si no más bien del texto que a veces lleva en la mano, al que muchos tildan de incomprensible o inutil, de no responder a sus necesidades inmediatas o al programa de vida diario. Todo esto ¿responde a la realidad de la Filosofía Antigua, o es una deformación generada por el largo viaje que su imagen a realizado en el tiempo?

Paz interior, paz exterior, ¿son posibles?Primero, sería bueno saber qué es la paz. Algunos piensan que la paz es quietud, no moverse. Pero imaginemos un hombre apresado por una gran catástrofe entre una masa de escombros. La quietud no es para él, indudablemente, la paz. A veces se piensa que la paz es poder trabajar. Tal vez pueda serlo, pero tampoco podría identificarse del todo con ella. La paz es algo mucho más interno, una actitud interior; y para poder hablar de la paz en el mundo, deberíamos comenzar a hablar de la paz en el hombre.

¿El progreso es sinónimo de cambio?"El progreso consiste en el cambio”
Miguel de Unamuno

Angustia juvenilNo es fácil definir la juventud. Aunque busquemos mucho, los distintos autores a lo largo del tiempo no han logrado ponerse de acuerdo en ninguna definición exacta. Además, la juventud es tan rica y tan amplia en matices, es tan plástica y tan extraordinaria, que no encontramos una manera objetiva, concreta, sintética de definirla.

El mundo tiene hambreEl estado de carencia absoluta de alimentos para muchos seres humanos es uno de los mayores males de nuestro mundo. Pero existen otros tipos de carencias más sutiles, que no aparecen en las estadísticas, pero que van minando a aquellos que las sufren. Los medios de comunicación nos tienen acostumbrados a las más macabras imágenes que reflejan el estado de carencia absoluta en que se encuentran muchos seres humanos. El hambre es como una garra feroz que supera en mucho a las más crueles de las enfermedades y, al igual que con esos males incurables, no se encuentra un remedio rápido y práctico para detenerla.