KrishnamurtiEs un libro pequeño que ha sabido hacerse un lugar entre los clásicos de la buena literatura esotérica. No entre aquella literatura de lo turbio, que describe conocimientos inexistentes, sino la que lleva aparejada una evolución personal que se percibe en cada hoja escrita.

Respetuosamente el autor, J. Krishnamurti, expresa que las palabras contenidas en el libro son de su Maestro, incluso textuales. No empaña su belleza el hecho de que tiempo después el autor negara la utilidad de maestros en el aprendizaje personal. En los primeros pasos del camino siempre es valiosa la ayuda de quienes han transitado por experiencias y realizaciones parecidas, aunque cada persona sea un pequeño cosmos irrepetible.

En esta joya literaria se dan pautas para seguir un camino de realización interior, una guía para el desarrollo de conciencias, con consejos aparentemente simples, pero difíciles de ser vividos. Las cualidades básicas a lograr que propone son: el discernimiento, la carencia de deseos, la buena conducta y el amor.

Así, el verdadero camino ocultista no es el logro de fenómenos extraños, ni de pobres magias, sino el despertar en nosotros de realizaciones profundas, el dominio de nuestros actos, sentimientos y pensamientos, la elección constante de lo justo ante lo injusto, lo útil antes que lo inútil, lo verdadero antes que lo falso, y todo aquello que alimenta el alma.

El libro propone un trabajo lento y gradual sobre sí mismo, alentando la carencia de los deseos vulgares, no inmiscuirse en los asuntos de los demás, aprender a escuchar y a ver la divinidad en todos los seres, defenderlos ante cualquier crueldad, ser tolerantes y alegres, ser realmente esforzados en lo que nos ocupa y con verdadera confianza en nosotros mismos, sin necesidad de difamar o agredir a otros, sino de servirles realmente...

Éstas y otras máximas contenidas en este libro seguro sembrarán un aliento de luz en nuestro opaco mundo y han de ayudarnos a transmutar nuestra propia conducta.