El Tiempo se nos escapaSolemos quejarnos de falta de tiempo en algunas circunstancias o echarle la culpa de muchos de nuestros problemas. El caso es que sentimos que con la aceleración de los tiempos el problema se complica en vez de resolverse, y por más que nos apoyamos en la última tecnología casi nunca logramos tener todo a tiempo o con un margen suficiente para corrección y detalles finales. Antes bien, somos casi devotos del «placer del último minuto», lo que no deja de tener su aura épico–romántica, sobre todo al recordar cómo logramos pese a todo salir adelante, y eso prueba una vez más a nuestros ojos que lo que nos falta es realmente tiempo.

Hacia nuevas dimensiones de la concienciaLa psicología actual, estudiando los estados modificados de conciencia en los que el individuo no está sometido a las limitaciones de los estados de conciencia ordinarios, constata la riqueza interior que estos pueden aportar, cuando no corresponden a tentativas de huida provocadas artificialmente.

Erich Fromm y el amorEl amor, deseo profundísimo del ser humano, anhelo, motivación, ansia, emoción capaz de impulsar la conducta, los sentimientos y los pensamientos de los hombres, del que creen saber los amantes y al que quieren conocer los filósofos y los poetas, los unos con la razón y los otros con la intuición, constituye un elemento fundamental en la obra de Erich Fromm.

Wilhelm ReichSabemos que los componentes psíquicos –en sentido amplio–, el ámbito mental y emocional repercuten en lo somático, pero también lo modelan. El presente trabajo pretende desarrollar esta afirmación. Todos los datos incluidos son reales. Están sacados de la práctica clínica, con la suficiente alteración para soslayar la posible aridez y salvaguardar la privacidad.

Las crisis humanasDesde el punto de vista psicológico, uno de los símbolos más frecuentes para representar la existencia humana individual en su devenir es el del camino. Sin embargo, hay caminos y caminos. Los hay llanos como si siguieran una interminable línea a través del desierto, y casi inexpugnables, como si fueran una mezcla de desfiladero pedregoso y selva tropical enmarañada. Así, los caminos simbólicos tendrán todas las variedades posibles de los caminos de la realidad, los que constituyen los senderos físicos; y habrá tantas posibilidades simbólicas como diferencias hay en las rutas a través de los paisajes del mundo, siendo en el universo interno cada posibilidad, cada ruta, un símbolo que alude, que explica, que refiere analógicamente un modo de ser y de sentir del ente humano.

Así es, si así os parece… Las proyecciones psicológicasTodos los seres vivos, independientemente de sus diferencias de forma, tamaño o función, se defienden para sobrevivir, para afirmarse, para preservarse y mantener el statu quo que los define como individuos característicos. Se defienden también para seguir existiendo como seres particulares, como grupo y como especie.

Cara a caraSi soledad es la ausencia de los otros del mundo, el silencio es la ausencia de ruido exterior y de las cosas del mundo.

Un asunto de naricesTodo ser vivo tiene un olor especial y característico. En la Naturaleza, los seres vivos se perfuman (y perfuman a otros) como una forma muy principal de comunicación. El olor individualiza a los seres vivos. Precisamente por eso, en un acto de información dirigido hacia sí mismo, un animal puede marcar su entorno y sus recorridos con su propio olor, formando así una especie de invisible ruta perfumada, un rastro que le sirve de referencia y orientación en sus desplazamientos, facilitándole el camino de regreso hacia su territorio, su grupo, su colonia o su hogar.

Abderramán IIIAbd ar-Rahman ibn Muhammad, (en árabe: عبد الرحمن بن محمد), más conocido como Abderramán III o Abd al-Rahman III (Córdoba, 7 de enero de 891 - Medina Azahara, 15 de octubre de 961), octavo emir independiente (912-929) y primer califa omeya de Córdoba (929-961), con el sobrenombre de an-Nāsir li-dīn Allah (الناصر لدين الله), aquel que hace triunfar la religión de Dios.

CaravaggioConsiderado durante siglos como pintor de segundo orden , no es sino hasta el primer cuarto del XX, gracias al paciente trabajo de los historiadores del arte Venturi y Longhi, cuando por fin se hace justicia a un genio de la pintura que incluso pudo haber influido en Velázquez y Vermeer.

Gaudí: Un hombre, un sueñoEgipto, América, Grecia, son testimonio del eterno anhelo del ser humano por plasmar en la Tierra la Armonía que contempla en el Universo. Siempre hemos contado con grandes artistas que con el pincel, los sonidos, la pluma o el compás han rozado el gran Misterio de la Vida, consiguiendo que nos sobrecoja su Belleza. Belleza que tanto ayer como hoy inspira a todos aquellos que son capaces de plasmar sus Sueños

Ibn Arabi y los Caminos del Amor"El Amante es Dios, puesto que, en esta morada del amor, ningún átomo se mueve sin el permiso de Dios"