Cuentos sufíesEl modo de predicar las doctrinas sufíes se basaba en una fórmula práctica de transmitir el mensaje, fácilmente comprensible y apresable por la memoria: el cuento. A través del cuento se muestran los condicionantes propios de nuestra vida, los supuestos que hemos hecho nuestros, los ensueños tomados por realidad, nuestras trabas mentales o emocionales que nos apegan a lo formal para perder lo esencial y profundo de cada situación vivida.

El mito de Dionisos¿Por qué los griegos utilizaban mitos para hablar de sus dioses? Porque los mitos están llenos de símbolos, y los símbolos son realidades a medio camino entre el mundo de los arquetipos, el mundo de las realidades esenciales, el mundo de las Ideas, como lo llamaba el gran Platón, el mundo de las leyes matemáticas, el mundo de lo que perdura más allá de los cambios y nuestro mundo.

El Origen del Lenguaje a través de la Tradición y los Símbolos Todo un universo de sonidos nos rodea. Espacios llenos de extraños símbolos fonéticos que emanan de la vida misma, tan naturales para nosotros, que aun formando parte del misterio del ser humano y de toda la Creación, apenas provocan en el hombre impresión alguna en su alma.

El Templo de EdfúEdfú constituye una verdadera fuente de conocimientos sobre el mundo sagrado del Egipto faraónico.

Rostro y Carácter¿Dependemos de nuestro rostro, o éste depende de lo que somos?
¿Los músculos del rostro, la piel, la mirada, pueden acaso traducir lo que somos interiormente?
¿Es posible explicar los cambios y transformaciones del rostro?
¿Sí? Entonces hay que comprender que el rostro está no solamente sometido al tiempo y a las circunstancias, sino sobre todo a nuestro modo de pensar.

La Crisis de la AdolescenciaLos varios millones de seres que pueblan las aulas desde escuelas infantiles hasta educación secundaria –esta última con casi un 30% de fracaso escolar reconocido– serán “gente joven” en estos principios del siglo XXI.

El Deseo en el HombreDesde el punto de vista de la moderna psicología, el deseo es la motivación de la vida humana. Dirige y orienta los actos del hombre.
Antes de que esta ciencia se independizara del global conocimiento filosófico, también se consideró el deseo como uno de los motores más importantes del comportamiento humano: desde las doctrinas materialistas que propugnaban una satisfacción plena del deseo, hasta las espiritualistas, que lo trataban como una de las causas de la infelicidad, procurando trascenderlo para llegar, precisamente a la felicidad.

La importancia de centrarseEs casi un tópico repetir que a pesar de que los variados medios técnicos que tenemos a nuestra disposición nos facilitan considerablemente las cosas, vivimos la vida con una aceleración y un ritmo desaforado que no siempre podemos soportar con equilibrio.

Cara a caraLos seres humanos vivimos en continua interrelación. Desde la pequeña familia nuclear hasta la gran familia de la Humanidad, debido a los nexos existentes entre sus componentes, los hombres.

El Tiempo se nos escapaSolemos quejarnos de falta de tiempo en algunas circunstancias o echarle la culpa de muchos de nuestros problemas. El caso es que sentimos que con la aceleración de los tiempos el problema se complica en vez de resolverse, y por más que nos apoyamos en la última tecnología casi nunca logramos tener todo a tiempo o con un margen suficiente para corrección y detalles finales. Antes bien, somos casi devotos del «placer del último minuto», lo que no deja de tener su aura épico–romántica, sobre todo al recordar cómo logramos pese a todo salir adelante, y eso prueba una vez más a nuestros ojos que lo que nos falta es realmente tiempo.

El miedo a la soledadLa vida es un hecho interesante, sorprendente y profundo, pero debido a muchas circunstancias, no siempre y no para todos esto se hace evidente. Vivir una vida activa, real y consciente resulta ser sumamente difícil, sobre todo ahora, en nuestra época tan compleja y contradictoria. Siempre se nos caen encima un montón de problemas y situaciones de estrés que tienen su repercusión en nuestro estado moral.

Hacia nuevas dimensiones de la concienciaLa psicología actual, estudiando los estados modificados de conciencia en los que el individuo no está sometido a las limitaciones de los estados de conciencia ordinarios, constata la riqueza interior que estos pueden aportar, cuando no corresponden a tentativas de huida provocadas artificialmente.