La Luna, espejo de lo Femenino Cuando el ardiente sol oculta su incandescente cuerpo más allá de las rojizas montañas, todas las formas de la Naturaleza anteriormente bañadas por sus dorados rayos van perdiendo su esplendor y lentamente se transforman en oscuras sombras, perfiladas por una tenue luz plateada. Es en ese momento cuando en el frondoso bosque comienzan a despertar los hijos de la noche, los búhos y los lobos. Ellos, como fieles servidores, alzan la mirada hacia su señora, la Luna, aquella dama que desde su altar celestial inicia el gobierno de su reino, el reino de la noche y del misterio.

Lilith, la sombra de EvaLilith, aquella que surgió al mismo tiempo que Adán de las manos del Creador es, según el mito, una criatura espontánea y libre, de fascinante belleza, que posteriormente se convirtió en un ente maléfico, en un ser de la oscuridad pero que, en todo caso, guarda en sí, como símbolo, un sentido que la emparenta con la Gran Madre de las civilizaciones antiguas, sobre todo en su aspecto tenebroso.

Pasado y presenteAhora que comienza el año, volvemos a recordar al Jano, el antiguo dios romano, que preside el inicio de un nuevo ciclo. Se le representaba con dos rostros: uno miraba hacia atrás, el pasado, y el otro hacia delante, al futuro. Era el dios de las puertas, pues cuidaba el tránsito a través de los umbrales, lo cual nos recuerda esa puerta del nuevo tiempo que se abre ante nosotros

Simbolismo mágico de los espejosNo se sabe con seguridad cuándo apareció el espejo en la vida del hombre; lo cierto es que se encuentra desde la más remota antigüedad, en los mismos albores de la Humanidad, cuando todavía no existía la Historia, tan sólo oscuros recuerdos, relatos y leyendas fantásticas. Se han encontrado espejos en todas las civilizaciones, en América, Asia, África y Europa.

Cuentos sufíesEl modo de predicar las doctrinas sufíes se basaba en una fórmula práctica de transmitir el mensaje, fácilmente comprensible y apresable por la memoria: el cuento. A través del cuento se muestran los condicionantes propios de nuestra vida, los supuestos que hemos hecho nuestros, los ensueños tomados por realidad, nuestras trabas mentales o emocionales que nos apegan a lo formal para perder lo esencial y profundo de cada situación vivida.

El mito de Dionisos¿Por qué los griegos utilizaban mitos para hablar de sus dioses? Porque los mitos están llenos de símbolos, y los símbolos son realidades a medio camino entre el mundo de los arquetipos, el mundo de las realidades esenciales, el mundo de las Ideas, como lo llamaba el gran Platón, el mundo de las leyes matemáticas, el mundo de lo que perdura más allá de los cambios y nuestro mundo.

El Origen del Lenguaje a través de la Tradición y los Símbolos Todo un universo de sonidos nos rodea. Espacios llenos de extraños símbolos fonéticos que emanan de la vida misma, tan naturales para nosotros, que aun formando parte del misterio del ser humano y de toda la Creación, apenas provocan en el hombre impresión alguna en su alma.

El Templo de EdfúEdfú constituye una verdadera fuente de conocimientos sobre el mundo sagrado del Egipto faraónico.

Rostro y Carácter¿Dependemos de nuestro rostro, o éste depende de lo que somos?
¿Los músculos del rostro, la piel, la mirada, pueden acaso traducir lo que somos interiormente?
¿Es posible explicar los cambios y transformaciones del rostro?
¿Sí? Entonces hay que comprender que el rostro está no solamente sometido al tiempo y a las circunstancias, sino sobre todo a nuestro modo de pensar.

La Crisis de la AdolescenciaLos varios millones de seres que pueblan las aulas desde escuelas infantiles hasta educación secundaria –esta última con casi un 30% de fracaso escolar reconocido– serán “gente joven” en estos principios del siglo XXI.

La importancia de centrarseEs casi un tópico repetir que a pesar de que los variados medios técnicos que tenemos a nuestra disposición nos facilitan considerablemente las cosas, vivimos la vida con una aceleración y un ritmo desaforado que no siempre podemos soportar con equilibrio.

Cara a caraLos seres humanos vivimos en continua interrelación. Desde la pequeña familia nuclear hasta la gran familia de la Humanidad, debido a los nexos existentes entre sus componentes, los hombres.