Merlín o la era de los diosesAl escoger este tema y enfrentarme con la tarea de enfocarlo, me percaté de lo extenso que resultaría, aun restringiéndolo al aspecto simbólico y dentro de un período de tiempo que no profundizase en las raíces célticas, escandinavas o germánicas de la tradición, ni tampoco se extendiese más allá del siglo XII en las varias interpretaciones y nuevas versiones que aparecieron hasta el siglo pasado con las óperas de Wagner.

La Luna: mediadora entre los dioses y los hombresLa Astrología siempre consideró a los astros como seres vivos y estudió las relaciones que éstos mantenían con todas las demás entidades vivientes. Para la Astrología, como para la tradición esotérica, el Universo es un Gran Ser Vivo, donde todo está interrelacionado, aunque manifestado en diferentes niveles de evolución

El enigma de los megalitosSe yerguen en los campos de Europa como gastados monumentos olvidados. Viejos y toscos, como vencidos por el tiempo, pero grandiosos y sobrecogedores en su magnitud y en su permanencia.

El hechizo de Eros¿Hay algo más sublime, mágico y bello que el Amor? Mueve y mantiene el mundo, atrae unas cosas hacia otras, buscando la armonía, la Unión perdida, la evolución. Las embellece, vitaliza, ennoblece. El solo con su espíritu vuelve sublime, trascendente, algo normal y corriente aparentemente. Hasta que El llega, todo duerme y latente espera el beso de Eros para despertar, vivir y brillar bajo la luz del Sol.

El Mito OsirianoUn mito universal que trata de la inmortalidad del Alma y de la existencia de un Destino cósmico del cual el hombre debe participar de manera consciente y activa.

El simbolismo de las MusasLa Musa es una figura como no se ha revelado a ningún otro pueblo. Es la Diosa de la Verdad en el sentido más elevado. Los rapsodas y poetas, los que hablan la verdad, se llamaban a sí mismos sus servidores, sus secuaces o "profetas", y le dedicaban su veneración piadosa y ritual. Eran plenamente conscientes de no poder reivindicar para sí lo que nosotros tan soberbiamente llamamos fuerza creadora, sino que no se consideraban más que escuchas, mientras que la Diosa misma es la que canta.

Jano, el Dios dedicado a EneroEstamos cerca de entrar en Enero, el mes dedicado desde épocas lejanas al Dios Jano, formidable figura de doble faz, una que mira hacia el pasado, y otra que apunta hacia el futuro. Para Jano no hay presente; el presente es apenas el fugaz instante que divide lo que se fue de lo que viene, sin fijarse ni detenerse en ninguno de los dos.

La Luna, espejo de lo Femenino Cuando el ardiente sol oculta su incandescente cuerpo más allá de las rojizas montañas, todas las formas de la Naturaleza anteriormente bañadas por sus dorados rayos van perdiendo su esplendor y lentamente se transforman en oscuras sombras, perfiladas por una tenue luz plateada. Es en ese momento cuando en el frondoso bosque comienzan a despertar los hijos de la noche, los búhos y los lobos. Ellos, como fieles servidores, alzan la mirada hacia su señora, la Luna, aquella dama que desde su altar celestial inicia el gobierno de su reino, el reino de la noche y del misterio.

Lilith, la sombra de EvaLilith, aquella que surgió al mismo tiempo que Adán de las manos del Creador es, según el mito, una criatura espontánea y libre, de fascinante belleza, que posteriormente se convirtió en un ente maléfico, en un ser de la oscuridad pero que, en todo caso, guarda en sí, como símbolo, un sentido que la emparenta con la Gran Madre de las civilizaciones antiguas, sobre todo en su aspecto tenebroso.

Pasado y presenteAhora que comienza el año, volvemos a recordar al Jano, el antiguo dios romano, que preside el inicio de un nuevo ciclo. Se le representaba con dos rostros: uno miraba hacia atrás, el pasado, y el otro hacia delante, al futuro. Era el dios de las puertas, pues cuidaba el tránsito a través de los umbrales, lo cual nos recuerda esa puerta del nuevo tiempo que se abre ante nosotros

Simbolismo mágico de los espejosNo se sabe con seguridad cuándo apareció el espejo en la vida del hombre; lo cierto es que se encuentra desde la más remota antigüedad, en los mismos albores de la Humanidad, cuando todavía no existía la Historia, tan sólo oscuros recuerdos, relatos y leyendas fantásticas. Se han encontrado espejos en todas las civilizaciones, en América, Asia, África y Europa.

Uranus y Gaia. El mito de la Creación en la antigua GreciaDe los mitos y los astros
Los griegos decían del mito: he aquí el relato de lo que no ha existido jamás y que sin embargo fue, es y será.
 "Mitos" en griego significa el "relato", la "palabra", de la cual Hesíodo dirá: la palabra que dice la verdad. El mito se expresa por medio de un lenguaje poético que se viste de símbolos y se expresa como una totalidad que se dirige tanto a nuestro corazón como a nuestra inteligencia. Se reviste de símbolos porque son portadores de la ambigüedad, puente permanente entre lo visible y lo invisible, lo concreto y lo abstracto, la idea y el acto, pasando por el corazón y por consiguiente por nuestro mundo imaginario.