Calidad de vida: Una visión integralCuando nos cuestionamos sobre la calidad de vida y sobre la manera de optimizarla, así como de incorporarla como norma comunitaria, nos estamos preguntando acerca de la necesidad de una Calidad Integral como mecanismo de respuesta al gradual pero creciente nivel de deterioro de la convivencia social.

¿Es hora de olvidar?Es hora de olvidar...
Este parece haberse convertido en el "slogan" de los hombres en los últimos tiempos. Y en verdad nos conmueve el hondo contenido de comprensión que encierra esta bella expresión.
Indudablemente la vida está llena de tropiezos, de experiencias dolorosas, de males a veces inevitables que hacen llenar los ojos de lágrimas de sólo pensar en ellos. Y por eso nos parece loable el intento de dejar atrás el sabor amargo y los rencores que llenan el corazón y dificultan la acción.

Hacia un nuevo nomadismoEl hombre «se detiene» de su marcha nomádica, no sólo para encontrar un medio ambiente apto, sino porque «encuentra un nuevo tiempo» que andaba buscando. Agotadas y culminadas sus energías físicas, ahora cede el paso a otras más sutiles: las mentales y las espirituales.

¿Casualidad o Causalidad?La angustia y el temor que producen tener que enfrentarse a ciertas realidades desagradables, han hecho que los hombres comparen la vida con un juego de azar: nada está relacionado con nada, todo es una simple casualidad, donde algunos salen ganando y otros perdiendo. Y así, en esta "lotería de la vida", apostamos cada mañana por nuestra suerte y lloramos por las noches cuando la fortuna no nos ha favorecido.

La Diosa en nosotros (II). Símbolos de lo femeninoEn el silencio de lo inconcebible algo comenzó a vibrar. Fue el primer movimiento, la primera pulsación que instauró el comienzo de la vida.

PrimaveraLos primeros días de la estación verde de la vida renovada están adornados con la belleza de todo lo que se inicia y el mensaje de un nuevo despertar. Nuestros oídos, habituados al silencio del frío, empiezan a escuchar todas las llamadas que profieren los pájaros que milagrosamente sobreviven en nuestras inhóspitas ciudades.

El Grial y el EsoterismoCuando hablamos del Esoterismo del Grial no entendemos sólo por ello que, como todo símbolo verdaderamente tradicional, presente un lado esotérico, es decir, que a su significado exterior y generalmente conocido se superponga otro de un orden más profundo, sólo accesible para aquellos que han conseguido llegar a un cierto grado de comprensión e identificación.

El mito de Pigmalión¿Qué madre no está orgullosa de sus hijos? ¿Quién no se enamora de sus propias obras? Shakespeare decía que no son lícitos los versos que no están bañados con las propias lágrimas, y éstas son lágrimas de amor y de emoción. Pero ¿cómo pueden conmovernos aquellos que aparentemente no son más que una proyección de nosotros mismos? ¿Es que no nos conocemos?

Las dimensiones de la ConstrucciónLa construcción es una labor creativa, y por lo tanto abarca desde el mundo de las ideas hasta el mundo de la realización. Las ideas encaminadas a transformar los recursos en aplicaciones prácticas, son útiles en sí mismas, pero suponen un beneficio colectivo añadido cuando se plasman.

El héroe por excelencia de la tradición greco-latina: HeraclesEs hijo de Zeus (inmortal) y de Alcmena (mortal). Otra vez representa el fruto del espíritu hendiendo con su impulso la materia –de forma análoga al origen del cosmos–. Zeus anuncia que ha engendrado a Hércules ante el consejo de los dioses olímpicos. Pero Hera, su esposa celeste, símbolo de la Ley, decide que sólo podrá estar entre los inmortales si supera todas las pruebas que le envíe. Recorreremos el mito de Hércules atendiendo a algunas de sus claves simbólicas y éticas.

Orígenes mitológicos de las constelaciones zodiacalesMirar al cielo es el quehacer inteligente más antiguo del hombre. Entender el cielo, aprender a leer y escribir en él el presente, el pasado y el futuro. El tiempo está en las estrellas; en las estrellas también los caminos del mar y de la tierra.

Merlín o la era de los diosesAl escoger este tema y enfrentarme con la tarea de enfocarlo, me percaté de lo extenso que resultaría, aun restringiéndolo al aspecto simbólico y dentro de un período de tiempo que no profundizase en las raíces célticas, escandinavas o germánicas de la tradición, ni tampoco se extendiese más allá del siglo XII en las varias interpretaciones y nuevas versiones que aparecieron hasta el siglo pasado con las óperas de Wagner.