Resuenan tus pasos
como en el tiempo la arena,
Caballero de Amor
de muerte y de entrega.
Espada del Mundo
que apaciguas sendas,
tu peso, mi calma,
tu metal, mi entrega.

Te amo en mi alma
que quiere ser guerra,
de sonora paz,
que anuncia tormenta.

Te busco en mi estancia
te rezo en mi almena,
te espero en mi muerte
en la árida estepa,
donde los sueños forjamos
donde el Ideal espera.